Coronavirus y la epidemia social de la soledad

Un desayuno en el Hotel Lucerna 2

Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez 

Hoy desayuné en el Hotel Lucerna y pedí una deliciosa machaca, huevos estrellados, chilaquiles y frijoles con café y jugo de naranja.

Cuando llegué al hotel no había nadie en los espacios vacíos que se ofrecían a mi vista. Me estacioné cómodamente, pues el estacionamiento se encontraba casi desierto.

Crucé el salón desolado, caminé por el lobby y encontré una inmensa soledad. Las mesas del restaurante estaban vacías y el buffet ignorado pues no había comensales. Solamente estaban mis amigos que me habían invitado a desayunar y pocos meseros.

Compartí la mesa con mis amigos, el Ing. Jorge Alan Urbina Vidales, comisionado estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios en Sinaloa (COEPRISS); el Ing. Enrique Alfonso Ferrer Mac Gregor Gil, jefe del departamento de Evidencia y Manejo de Riesgos; y el pasante en psicología Julio César Cota García, compañero de la Secretaría de Salud.

Nuestras voces eran lo único que se podía escuchar entre tanta soledad.

Debo aclarar que fui a desayunar al Hotel Lucerna pues no hay por qué sentir una preocupación excesiva: es un tema que debe afrontarse con tranquilidad y serenidad. No debemos sentir miedo ni ansiedad. La realidad es que el coronavirus es una enfermedad manejable y la mayoría de los enfermos cursan un cuadro leve y es un asunto que en Sinaloa se está gestionando bien.

Existe un sistema sanitario preparado y que está aplicando los protocolos adecuados. Las medidas de prevención y el autocuidado de la salud son hábitos saludables que debemos asumir de manera permanente. Incluso, se sabe de manera oficial que el primer paciente con coronavirus en Sinaloa, hospedado y en aislamiento en el hotel Lucerna, está evolucionando satisfactoriamente y ya no tiene síntomas.

Es importante mencionar esto porque la enfermedad no se transmite antes de dar síntomas, por lo que las precauciones son fáciles de tomar y lo que más ayuda es la higiene de manos y las medidas de prevención son las mismas que se recomiendan ante la gripe común.

Sin embargo, las más graves repercusiones del coronavirus, por lo menos en México, han sido económicas y sociales.  La soledad no deseada es la verdadera epidemia. Un pasillo perdido, los espacios vacíos, sin gente y puertas sin movimiento.

El hotel Lucerna se ve más grande sin huéspedes ni clientes en el restaurante. Por lo general, las mesas están llenas de gente sentada, de pie, caminando: hoy no había nadie.

Casi al retirarme, después de una animada charla de sobremesa, solamente había un grupo de mujeres en una mesa y un par de comensales en otra. Debo destacar que la atención fue inmejorable, la comida sabrosa y el trato del personal amable, cordial. Sin embargo, tanta soledad, sobrecogedora, no ha sido en realidad necesaria sino más bien, abrumadora.

COLUMNISTAS

PELIGRO | ACECHA LA  DEPRESIÓN POR SOBRE-INFORMACIÓN Si escuchas  'Infodemia', pon atención. Te incumbe. Consiste en la sobre-información sobre la pandemia,...
article thumbnailPUENTE NEGRO Mayo 10 | ¿Día del Desmadr...?  Por Guillermo Bañuelos (Desmadre: pérdida de la modelación en el comportamiento) En la hora cero de la...
PUENTE NEGRO Nuestra peor cara ante el mundo Por Guillermo Bañuelos El presidente de México conservó la calma. Abrió apenas sus ojillos y, leal a su...
Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez  Hoy desayuné en el Hotel Lucerna y pedí una deliciosa machaca, huevos estrellados, chilaquiles y frijoles con café y...

@PHOTOLOSA