Al Ejército ni quién le exija

ENTRELINEAS

Eduardo Valdez

 

Por Eduardo Valdez Verde


El lunes por la tarde sobre la Josefa Ortiz de Domínguez, casi esquina con bulevar Anaya, en la colonia Chapultepec, se realizó un despliegue militar y policiaco en el que participaron decenas de elementos. Camionetas de la policía estatal y del ejército (artilladas) fueron estacionadas afuera de plazas comerciales y domicilios. Los elementos se desplegaron a pie y en clara señal de alerta desde el Anaya hasta el Jardín Botánico. Las armas en alto, grabando con sus celulares y cámaras especiales toda la actividad de esa zona residencial de mucho movimiento principalmente porque ahí se ubican bancos, cafés, farmacias, diversos locales comerciales y un colegio privado.
El temor a un enfrentamiento estaba en el ambiente. Los militares detenían autos al azar y revisaban los interiores. Unos caminaban, otros corrían de un lado a otro entre las calles de ese sector. Fueron más de 40 minutos de tensión en esa zona. Como llegó, el operativo se retiró. Se desconoce si hubo cateos y si en ellos hubo detenidos o decomisos. Hermetismo total, no hay a quién preguntar, no hay quién informe de esto.
Ese mismo día, pero por la mañana, ciudadanos de la sindicatura de Eldorado y comunidades ubicadas en la margen izquierda del río San Lorenzo, vivieron una de las jornadas más violentas y de mayor tensión de que se tenga memoria en esa región.
Sobre la carretera que comunica del ejido El Higueral a Portacely, zona de influencia y control de los Dámasos, ocurrió un supuesto enfrentamiento entre militares y supuestos gatilleros. (Recurro a los términos “presuntos” y “supuestos” porque no hay hasta la fecha un informe oficial  sobre esos hechos). El resultado fue de al menos 3 civiles muertos, vehículos y armamento decomisados. Hay quienes afirman que en el lugar habría más de cinco civiles y un soldado muertos. Podrían ser menos, podrían ser más. Todo es especulación y rumores enviados desde los celulares por vecinos de la región que tampoco saben a ciencia cierta qué ocurrió ese día en el entronque que comunica al ejido El Atorón.
Durante más de 7 horas la circulación por esa carretera fue bloqueada por los militares. No había manera de trasladarse de Eldorado a esas comunidades que, hay que decirlo, son tierras de gente trabajadora que en los últimos años han padecido el crecimiento indiscriminado de los grupos armados peleándose la plaza.
Ante el recrudecimiento de la violencia y ante la ineficiencia de los cuerpos policiacos, nadie duda de la necesidad de que las fuerzas armadas intervengan, pero ahora resulta que los ciudadanos comunes y corrientes, los agricultores, ganaderos, pescadores, comerciantes y maestros que habitan en esa y otras zonas del estado, tienen otro motivo de qué preocuparse: la presencia e intervención indiscriminada del ejército, cuyos elementos montan retenes a todas horas, revisan vehículos o catean domicilios y propiedades por meras sospechas, sin la orden de un juez o sin la anuencia de los afectados.
La militarización de Sinaloa se veía lejana, hoy es una realidad. Tenemos a soldados y marinos en las calles, en los comercios y en las casas, con luz verde para actuar. El pretexto o la justificación es que los grupos delictivos tienen que ser combatidos con una fuerza mayor, sin embargo, en medio estamos los ciudadanos con el Jesús en la boca ante militares nerviosos y con tiro arriba que como ya ha ocurrido, primero disparan y después averiguan.
¡Cuidado!, ni el Gobierno estatal ni los municipios deben dar manga ancha a la milicia para que haga lo que le venga en gana tanto en la zona urbana como rural.
Debe haber vigilancia, cierta contención de esos operativos y sobre todo, información clara sobre esas acciones y esos enfrentamientos donde lo que menos se precisa, es el número de muertos, heridos y detenidos.

Más artículos...

  1. Cuando el carisma no alcanza

Columnas de Opinión

BOMBEROS VETERANOS DE CULIACAN DEJA...
BOMBEROS VETERANOS DE CULIACAN DEJARAN DE OPERAR

NUEVA CULTURA DEL AGUA BOMBEROS VETERANOS DE CULIACAN DEJ [ ... ]

Se alarga la agonía Malovista
Se alarga la agonía Malovista

Sin quitarle ni ponerle   Oswaldo Villaseñor La r [ ... ]

Castigo a la corrupcion
Castigo a la corrupcion

Sin Etiqueta LAS COSAS QUE PASAN Por Jorge Walterio MEDI [ ... ]

La Auditoría Superior del Estado: o...
La Auditoría Superior del Estado: obligada a fortalecerse

Microscopio Social    
Héctor Melesio Cuén  [ ... ]

Receta para no vivir en ciudades fe...
Receta para no vivir en ciudades feas, chaparras y cacarizas

PUENTE NEGRO   Por Guillermo BAÑUELOS   [ ... ]

¿Malovistas a los leones?
¿Malovistas a los leones?


  Oswaldo Villaseñor En nuestra columna Transició [ ... ]